domingo, 29 de diciembre de 2013

Piruletas de queso y especias



Estas piruletas de queso son un aperitivo muy vistoso y muy fácil de preparar. Solo necesitamos unos palitos de brocheta, papel de horno, una bolsita de queso en polvo Grana Padano y unas especias al gusto (en mi caso usé tomillo y orégano).
Precalentamos el horno a 200º C con calor arriba y abajo.
Vamos a forrar 2 ó 3 de bandejas de horno con papel de horno y ponemos los palitos de brocheta, dejando bastante distancia entre ellos. Cubrimos con un montoncito de queso cada palillo de brocheta, teniendo en cuenta que el palillo quede bien cubierto y asegurarnos así de que no se desmonte le piruleta. Espolvoreamos con las especias que hayamos elegido y metemos una de las bandejas en el horno durante unos minutos, lo suficiente para que el queso se esparza un poco. Sacamos la bandeja del horno e introducimos otra, así hasta terminar todas las piruletas.
Dejar enfriar las piruletas antes de sacarlas de las bandejas. Salen fácilmente con la ayuda de una espátula, si se ha utilizado papel de horno.
Las colocamos en un vasito y ya están listas.
Posiblemente esta sea la última entrada que publique este año, así que solo me queda desearos que paséis un buena noche de fin de año y que entréis con el mejor pie posible en el próximo 2014.
P.D.: Con una bolsita de queso de unos 100 gr. salen aproximadamente unas 12 piruletas, aunque dependerá del tamaño de las mistas. También se pueden hacer con queso parmesano.

2 comentarios:

  1. que buena pinta tiene, intentare hacerlas :)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muy fáciles de hacer Raquel. Inténtalo y ya me cuentas.

      Eliminar