jueves, 30 de abril de 2015

Corrector Pro Longwear Concealer de MAC

Bueno, ya estoy de nuevo por aquí para haceros una review de un producto archi-conocido, se trata del corrector Pro Longwear Concealer de MAC.

Aunque soy muy aficionada al maquillaje en general, tengo que decir que hasta ahora no tenía ningún producto de esta firma y os aseguro que he sobrevivido perfectamente. Lo digo porque parece que si no tienes nada de MAC no eres nada en este mundillo y yo no lo considero así.

La verdad es que nunca pensé que lo primero que compraría de la marca fuera un corrector, pero necesitaba un corrector que tuviese buena cobertura y que no se moviese de su sitio, sin que resultara muy pesado o acartonara mucho la ojera. Lo sé, necesitaba un milagro, por eso mismo me decidí a probar con este, del que tan buenas críticas había escuchado. Quería comprobar por mi misma si merecía la pena pagar la diferencia de precio que había entre este corrector y otros muchos que he ido probando a lo largo del tiempo.

Había leído infinidad de veces que tenía una duración espectacular y también sabía que había ciertas personas a las que les resecaba la zona. Aún así quise arriesgarme, porque vi que la textura era bastante fluida y eso podía hacer que pese a cubrir y fijarse bien, no dejara aspecto acartonado; al menos esa era mi esperanza.

No me extenderé mucho en cuanto a las características del producto que ya son de sobra conocidas. 9 ml. por 18´50 € y envase de cristal con un dispensador que todo el mundo odia, porque resulta casi imposible obtener la cantidad justa de corrector sin tener que desperdiciar bastante. Teniendo en cuenta que no es un producto precisamente barato, tal vez deberían haberse planteado cambiar el dispensador, pero de momento es lo que hay.

A la hora de elegir el tono me aventuré un poco, porque jamás he toqueteado o visto el producto in situ y al no tener un MAC cerca, le hice el encargo a mi hermana (la pobre me hace de poti-camella siempre que se lo pido, ya que vive en la capital y allí hay acceso a más cosas). Como soy bastante blanca y además pretendía usarlo como corrector de ojeras, prefería arriesgarme a que me quedase un pelín claro, así que le pedí que me trajese el tono NC15. Pensé que en el peor de los casos siempre podría usarlo para aclarar alguna base de maquillaje oscura y darle de paso algo más de cobertura. En cuanto al subtono lo tenía bastante claro, cada vez me decanto más hacía los subtonos amarillentos y me siento mucho más cómoda con ellos que con los rosados. La verdad es que tuve suerte, porque habiendo escogido el tono un poco a ciegas, he de decir que me va bastante bien. Tal vez un pelín claro, pero estoy casi segura de que el NC20 me hubiese quedado oscuro.

En cuanto al producto en sí, os puedo decir que es el corrector que mejor cobertura tiene de todos los que he probado y pese a ello, la textura es bastante fluida. Eso me gusta, porque no necesito llevar una capa gruesa de producto para corregir la ojera y eso ayuda a que no termine con el producto acumulado en los pliegues.

Tiene un olor bastante peculiar, que cuando usé la primera vez me recordó de inmediato a la base de maquillaje de Revlon Color Stay.

Lo que más me gusta de este corrector es la fijación que tiene a la piel y la duración que por lo tanto me proporciona. No necesito sellarlo y sin embargo me dura perfectamente sin hacerme apenas pliegues.

Lo que menos me gusta, es que con el paso de las horas tiende a verse la zona con aspecto reseco. En mi caso, no es un corrector que use a diario, sino cuando busco una larga duración y por eso, no corro el riesgo de que el uso continuo me pueda terminar resecando el contorno del ojo.

Pese a esto, es el corrector en el que más confío y eso que no hace tanto tiempo que lo tengo. El truco para mí a la hora de usarlo, está en tener la zona muy muy hidratada y usar la cantidad justa. De este modo es como mejores resultados he conseguido y aunque es cierto que con el paso de las horas si te acercas a un espejo y te miras con detenimiento, puedes observar que el corrector está algo seco, no es algo perceptible a simple vista.

Si tenéis una ojera muy marcada, es un corrector que yo recomiendo porque tiene mucha cobertura y muy buena duración. Para mi ya se ha convertido en uno de esos productos, que aunque no use a diario, me gusta siempre tener a mano.

Y nada más, me despido de vosotros como siempre, no sin comentaros antes que tengo pensado hacer un duelo de correctores entre este y el Pro Conceal HD High Definition de L.A. Había leído hasta la saciedad que ambos correctores son clones y como tengo ambos y estoy en total desacuerdo, os hablaré de ambos con detalle y os contaré mi opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario